RSS

Archivo de la categoría: La pelotita

Pedigrí

Rectifico. Uno no sólo tiene amigos que le dejan escribir en las revistas que se sacan de la nada. Encima, los tiene que le dejan hablar en sus periódicos. Entonces, y ahora. Dani Hidalgo y Matallanas, dos grandes, han tenido la ocurrencia de convertirme en atlético con pedigrí. Que ya les he dicho yo que me queda grande estar en una lista en la que aparecen Pancho Varona, Javier Rioyo, Dani Martín, Nacho García Vega o Javier Castillejo. Pero son unos cabezones, así que en la edición de hoy del AS veran las insensateces que se me han pasado por la cabeza en un rato tonto que me ha dejado el curro

 
Deja un comentario

Publicado por en 21 junio 2011 en Juntaletras, La pelotita

 

Etiquetas: , , ,

Duro a la manzana

Esto ya tiene mucha mejor pinta. Para volvernos a ir ya tiene su versión definitiva en EPUB. Es decir, lista para leer cómodamente en Iphone, Ipad e Ipod. Si saben de qué va la cosa, pueden ir pinchar directamente en el enlace de más abajo. Si no, sigan estas instrucciones:

– Comprueben si tienen el iBooks instalado. Si no ven el icono en su iphone, ipod o ipad, pinchen aquí para descargárselo de la Apple Store. Es gratis.

– Una vez instalado el lector, pinchen en este otro enlace para descargar Para volvernos a ir. Les ofrecerá la posibilidad de abrirlo en iBooks. Acepten y el libro es suyo, gratis, para su biblioteca, para siempre jamás. Así de fácil.

– Si no tienen ningún cacharro de Apple, o les gusta más la versión PDF o lo que sea, la pueden encontrar aquí

Que lo disfruten

 
Deja un comentario

Publicado por en 9 junio 2011 en Juntaletras, La pelotita

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Un millar largo de locos

Mientras, todavía con el regusto de este excelente artículo, medio pueblo atlético veía en Antena 3 un reportaje sobre la herencia que dejó Jesús Gil a los suyos, Para volvernos a ir cumplía 24 horas de vida. No, no ha sido este lunes un buen día para la directiva atlética.

Un lunes que ha dado para que más de mil personas, que una detrás de otra son la pera limonera, se hayan descargado el libro. Gracias a todos y cada uno de ellos. De ustedes. Como ya les advertí por ahí, no están obligados a leerlo. En serio, a mí con la descarga, ya me ha hecho ilusión.

De todas formas, si cometen la imprudencia y les gusta, o les disgusta o les parece una basura o lo que sea, no se corten. Me pueden encontrar en tuiter, en el mail o en los comentarios de esta misma entrada. Yo, que lo tengo más chungo para hablar con ustedes uno por uno, aprovecho para confesarles lo que ya suponen: que un millar largo de locos han hecho que hoy sea un día bastante más feliz que ayer.

 
Deja un comentario

Publicado por en 7 junio 2011 en Juntaletras, La pelotita

 

Etiquetas: , , , ,

Para volvernos a ir


Esta vez no ha sido solo, sino en compañía de otros. El año que volvimos nos hizo felices. El siguiente, el que acaba de terminar, nos ha dado para conocer hasta la última curva del camino que va del cabreo a la pena negra. Y vuelta.

Como uno empieza a escribir en agosto sin saber si acabará llorando en Alemania o en casa de la propia mala leche, nos ha caído encima junio y este blog ha vuelto a tener almacenadas todas las aventuras, pocas, y las desventuras, una barbaridad, del Atlético de Madrid durante la última temporada.

Como les decía, esta vez no he estado solo en la faena. Para volvernos a ir además de un catálogo de mis propios lamentos incluye cerca de 40 paginazas escritas por lo más granado del pueblo atlético. Les cuento: Menottinto, Barahona, toda la gente de Esto es Atleti, Javi Gómara, Matallanas, Fran Guillén, Jorge Olmos, Pepe Orantos, Jorge Ordás, Petón, José Antonio Vallés y Juanjo Palomo nos cuentan cómo ven el panorama de nuestro equipo. Merece la pena leerles, palabrita. Ah, y no me olvido de lo más evidente, la portada que están viendo es obra de Rubio y Emi, dos cracks que luego los verán entrevistar en algún periódico y caerán en la cuenta de que los conocieron aquí.

El precio de Para volvernos a ir es exactamente cero. Gratis. Free. By the face. Sale con una licencia Creative Commons que les permite copiarlo y enviarlo a quienes crean oportuno. Preferiblemente aficionados del Atleti, aunque no deja de tener su punto dárselo a alguno que me estoy imaginando.

Pueden descargarse el libro completo en estos formatos:

Para volvernos a ir  en PDF. 1.6 MB. ‘Botón dcho + Guardar enlace como’ si se lo quieren quedar para siempre. Recomendado.

Para volvernos a ir en PDF. 1.6 MB en SafeCreative.org

Para volvernos a ir en EPUB para Iphone, Ipod e Ipad. Versión 100% funcional.

Para volvernos a ir para Kindle. Amazon me obliga a cobrar 3.44$ por el libro (0.99€ en la versión UK que no permite comprar ebooks desde España) Ya les he avisado de que se puede obtener gratis y que, por lo tanto, lo dejen en 0€. Si tienen a bien, díganselo también en este enlace. Mientras lo hacen o no, el 35% que se supone que me llevo del precio prometo no dedicarlo a nada bueno. Avisados quedan)

Para volvernos a ir en Scribd.com. No es necesaria la descarga

Para volvernos a ir en Issuu. No es necesaria la descarga

Sinceramente, espero que les guste.

 
9 comentarios

Publicado por en 6 junio 2011 en Juntaletras, La pelotita

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Chau

MALLORCA, 3 – ATLÉTICO DE MADRID, 4

Ni siquiera el primer hat-trick de rojiblanco del mejor jugador que nunca estaremos tan cerca de perder nos ha servido para acabar algo más arriba. Séptimos que enlaza con septiembre, que es el mes de las pesadillas de todos los malos estudiantes, no sé si me entienden. Nosotros tenemos los exámenes de recuperación en agosto, con el calor y la falta de pasta que supone.

Tres goles de Agüero y uno de Juanfran nos dieron la victoria más anodina del año. Iba a decir que en casos así, es preferible una derrota orgullosa, pero sería mentira. Creanme. Sé lo que me digo.

El Mallorca logró la permanencia pese a perder, porque fue el Deportivo el que se fue por el desagüe.

Acaba el curso con la sensación de que podríamos habernos ahorrado el año. No está la vida como para desperdiciarlos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 23 mayo 2011 en La pelotita

 

Etiquetas: ,

La noche que volvimos

Me dirán que el horno no está para muchos bollos. Me da lo mismo. Hay unos cuantos culpables de las penas que a mediados de mayo de 2011 sufre mi Atleti. Todos sabemos quienes son y no les va a pasar nada porque les olvidemos un rato. Hoy es noche de alegrías y no vamos a regalarles la grandeza de amargárnosla.

Aquí debajo les saco de “El año que volvimos” el relato de esa noche en la que fuimos tan grandes como nadie.

Capítulo 65
El sueño más bonito del mundo

Más de cuatro horas estuvimos pasando de la euforia al drama. La mayoría de las veces sin motivo aparente. Como casi todo en este Atleti. Siete de la tarde, mirábamos al campo vacío y lo mismo nos veíamos campeones que llorando a moco tendido. Al final fueron las dos cosas, pero eso vendrá luego.

El Hamburgo Arena todavía sin un alma y Menottinto, Juanjo, otros compañeros de penurias y un servidor ya andábamos en el estadio deseando que todo llegara rápido o que se parase el reloj, según el rato. Pero el tiempo va a su bola, no hace caso de nuestra esquizofrenia y cuando quisimos darnos cuenta en el campo empezaba a pasar algo.

Nosotros, que aún nos acordamos del Nuevo Vivero, estábamos viendo el espectáculo previo de una final de la UEFA. Nada que envidiar a la Champions. Musica, coreografías y niños con banderas. Después de haber buscado augurios en plazas berlinesas, rótulos de Hamburgo o cervezas de St. Pauli, que el crío que llevaba la bandera del Atleti tropezara en mitad de la carrera nos dejó mirándonos con pánico en la grada. Joder, pronto empezamos.

Pero aquello no iba de niños ni de bienaventuranzas, así que tuvimos que fiarnos de los once tíos de rojiblanco que veíamos en el césped. De Gea, Ujfalusi, Perea, Domínguez, Antonio López, Assunçao, Raúl García, Simao, Reyes, Agüero y Forlán. Luego Jurado, Salvio y Valera. Que no se me olvide ninguno.

A falta de juego propio, el Fulham salió un poco a verlas venir. Dispuesto a aprovechar cualquier hueco que ofreciéramos para darle otra vuelta a la única jugada que tiene en el catálogo: balonazo desde atrás a Zamora, éste de cabeza para el primer segunda línea disponible y a intentar liársela a nuestra defensa. Cuando por allí andaba Domínguez, solía haber poco drama, pero contra Perea el Fulham vio el cielo abierto. Marcarían, aunque fuera por pesaos.

Pero antes, apareció Forlán. El hombre que más nos ha desesperado por no ser siempre perfecto y a veces parecer no quererlo, nos anunció que esa copa se venía para Madrid: el Kun remata de aquella manera un pase complicado de Simao y en lugar de ir a puerta, el balón va derechito al sitio donde el uruguayo, igual hasta un poco en fuera de juego, iba a poner el pie. Nada que hacer para el portero de un Fulham al que remontar un gol, dadas sus enormes carencias, se le hacía un imposible.

Cinco minutos fuimos campeones. Cinco minutos tardó el sonar la flauta que los ingleses soplaban con una insistencia digna, precisamente, de una final europea. A Zamora le salió bien el invento, se fue de Perea, el balón acabó en Gera que centró al segundo palo de nuestras amarguras para que Davies rematara a bocajarro.

Uno a uno, partido nuevo y cada equipo a lo suyo. El Atleti, jugando mejor, empeñado en centrar balones altos al área. Hughes y Hangeland suman 30 centímetos más que Kun y Forlán uno encima de otro. Echen cuentas. El Fulham, mientras Zamora tuvo cuerda, se aplicó a repetir su única jugada. Cuando la referencia ofensiva no pudo más, sus ataques dejaron de tener dirección fija. No iban a golearnos, pero pasaban los minutos y cada vez estaba más claro que sólo necesitaban que les volviera a salir bien.

El partido había pasado en un suspiro y teníamos la prórroga encima. Ahí había que salir con todo y lo hicimos sin que nada diera fruto. Justo al final de la primera parte, Salvio y Agüero tuvieron una ocasión que sonó a definitiva: fallamos y el Kun se quedó tirado en el área, desesperado porque la copa se nos escurría entre los dedos.

No sé para qué inventó la FIFA aquello del gol del oro: la segunda parte de una prórroga viene a ser lo mismo. Quince minutos en los que todo, absolutamente todo, es definitivo. Sin red. Con un gol a favor ganas, con uno en contra, pierdes. Y perder a 2000 kilómetros de tu casa, tras una odisea para llegar, cuando lo has tenido tan en la mano no es una derrota, es una tragedia para la que no hay consuelo.

Tenemos tal historial de calamidades que a cinco minutos del final, casi deseábamos que llegaran los penaltis. Poder decir que perdimos por esa mala suerte que nos acompaña, yo qué sé. Encontrar alguna explicación a todo aquello. Y no hizo falta: Agüero al que sólo le falta marcar en una de estas para quedarse la copa, la que sea, en propiedad, llegó a un balón por el que no apostábamos ni un duro. Al levantar la cabeza encontró a la tercera imagen más habitual en su vida reciente: Giannina, Benjamín y Diego Forlán. Ahí estaba el uruguayo para rematar un centro que el Kun, los 12.500 que estábamos allí y media España, también empujábamos hacia la portería.

Forlán remató raro, con el exterior, lo suficiente para que entrase.

Y llegó la locura. Estábamos a dos minutos de ser campeones. Campeones, qué bonito suena. Y los ojos empezaron a ponerse rojos. Nos acordamos de lo pequeños que éramos cuando levantamos la última copa, de que Pantic, Kiko, Simeone, sonaban demasiado viejos como últimos héroes.

Lloramos por todas las veces que no hemos sabido contestar cuando preguntan por qué somos del Atleti. Lágrimas de desquite con la Historia más reciente, que para muchos es casi nuestra única Historia. Lloramos por todo eso y llorando vimos cómo el Fulham, a la desesperada, todavía estuvo a punto de marcar. Pero no marcó, pitó el árbitro. Antonio levantó la copa y nos la comimos a besos.

Una hora más tarde de todo aquello, volvimos a estar casi solos en el estadio. Despiertos en mitad del sueño más bonito del mundo.


ATLÉTICO DE MADRID, 2 – FULHAM, 1
Europa League. Final.
Hamburgo, 12 de mayo de 2010.

[El Año que Volvimos, Titano Ediciones, 2010]
 
Deja un comentario

Publicado por en 12 mayo 2011 en Juntaletras, La pelotita

 

Etiquetas: , , ,

Acuse de derribo

RACING DE SANTANDER, 2 – ATLÉTICO DE MADRID, 1

Pues ya está liada. El escaso equilibro en el que se ha mantenido el Atlético de Madrid durante años gracias a la suerte, victorias muy oportunas y un tipo llamado Kun Agüero, se ha ido al carajo de golpe. La UEFA peligra, Forlán y Quique un día se dan de guantazos, lo de que nos van a desmantelar el equipo ya no es sospecha, es certeza. La buena noticia es que quedan dos jornadas y como los que tenemos alrededor también son unos mantas, igual hasta jugamos el año que viene la UEFA. Previa humillante contra algún Timisoara de por medio, claro.

De malas noticias hay una decena larga. Empezando por el derrumbe de un equipo que aún aspiraba al milagro de la Champions mientras Mario Suárez celebraba el 0-1. Como era prácticamente imposible, durante unos minutos estuvimos seguros de que el Villarreal iba a perder contra Almería, Madrid y Osasuna. El resto era cosa nuestra, ay, cosa nuestra. Fue entonces cuando nos dimos cuenta de que los atléticos vemos la vida con un candor que ni un niño el día de Reyes.

En efecto, fue ponernos por delante, venirnos abajo y ver como otro equipo se gana la permanencia pintándonos la cara. Que ya empieza a ser costumbre y el Hércules, que se veía en Segunda, espera con ilusión su visita al Manzanares. Lo sentimos por el resto, pero que es nos ha dado la vena generosa.

El Atleti fue una lástima y lo peor de todo esto es que estamos dando argumentos de sobra al mareo que debe de tener en la cabeza nuestro mejor futbolista. Porque vale que las sirenas le canten cada lunes alterno, pero joder, tampoco es plan de que seamos nosotros mismos los que pongamos los altavoces.

Nos hemos dejado caer y no sé cuánto tiempo vamos a durar amorcillados en tablas. Que oigan, está muy bien el rollito este del pupas, de qué desgraciaditos somos, qué penita que damos y que huevos tenemos frente a nuestras múltiples penalidades. Todo eso nos da un aire de héroes romáticos que viene muy bien para mirar por encima del hombro según qué ruedas de prensa. No lo voy a negar.

Pero que no se nos olvide que esto sólo ocurre cuando eres el tercer equipo de España en la clasificación y no en el almanaque. Tenemos que decidir si somos los perdedores que nos quedamos sin Copa de Europa cuando la teníamos en la mano o los perdedores que aspiramos a entrar en la UEFA por la gatera. La diferencia entre un gigante y una piltrafa. Que nadie se engañe con lo que somos ahora. Se trata del futuro.

 
Deja un comentario

Publicado por en 10 mayo 2011 en La pelotita

 

Etiquetas: , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: