RSS

Archivo de la etiqueta: Forlán

Para volvernos a ir


Esta vez no ha sido solo, sino en compañía de otros. El año que volvimos nos hizo felices. El siguiente, el que acaba de terminar, nos ha dado para conocer hasta la última curva del camino que va del cabreo a la pena negra. Y vuelta.

Como uno empieza a escribir en agosto sin saber si acabará llorando en Alemania o en casa de la propia mala leche, nos ha caído encima junio y este blog ha vuelto a tener almacenadas todas las aventuras, pocas, y las desventuras, una barbaridad, del Atlético de Madrid durante la última temporada.

Como les decía, esta vez no he estado solo en la faena. Para volvernos a ir además de un catálogo de mis propios lamentos incluye cerca de 40 paginazas escritas por lo más granado del pueblo atlético. Les cuento: Menottinto, Barahona, toda la gente de Esto es Atleti, Javi Gómara, Matallanas, Fran Guillén, Jorge Olmos, Pepe Orantos, Jorge Ordás, Petón, José Antonio Vallés y Juanjo Palomo nos cuentan cómo ven el panorama de nuestro equipo. Merece la pena leerles, palabrita. Ah, y no me olvido de lo más evidente, la portada que están viendo es obra de Rubio y Emi, dos cracks que luego los verán entrevistar en algún periódico y caerán en la cuenta de que los conocieron aquí.

El precio de Para volvernos a ir es exactamente cero. Gratis. Free. By the face. Sale con una licencia Creative Commons que les permite copiarlo y enviarlo a quienes crean oportuno. Preferiblemente aficionados del Atleti, aunque no deja de tener su punto dárselo a alguno que me estoy imaginando.

Pueden descargarse el libro completo en estos formatos:

Para volvernos a ir  en PDF. 1.6 MB. ‘Botón dcho + Guardar enlace como’ si se lo quieren quedar para siempre. Recomendado.

Para volvernos a ir en PDF. 1.6 MB en SafeCreative.org

Para volvernos a ir en EPUB para Iphone, Ipod e Ipad. Versión 100% funcional.

Para volvernos a ir para Kindle. Amazon me obliga a cobrar 3.44$ por el libro (0.99€ en la versión UK que no permite comprar ebooks desde España) Ya les he avisado de que se puede obtener gratis y que, por lo tanto, lo dejen en 0€. Si tienen a bien, díganselo también en este enlace. Mientras lo hacen o no, el 35% que se supone que me llevo del precio prometo no dedicarlo a nada bueno. Avisados quedan)

Para volvernos a ir en Scribd.com. No es necesaria la descarga

Para volvernos a ir en Issuu. No es necesaria la descarga

Sinceramente, espero que les guste.

 
9 comentarios

Publicado por en 6 junio 2011 en Juntaletras, La pelotita

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Puestos a soñar…

DEPORTIVO DE LA CORUÑA, 0 – ATLÉTICO DE MADRID, 1

¿Recuerdan cuando el Deportivo de la Coruña remontaba de manera heroica al Milán? ¿Cuando le amargaba la vida al Madrid? ¿Cuando salían deportivistas en Badajoz y se cantaban sus goles en Molina de Aragón? Pues nada de eso existe ni tiene pinta de volver a existir. El Depor es a estas alguras un equipo muy menor, gestionando por un Lotina que más que entrenar achica agua y con una delantera incapaz de meter más de 27 goles en toda la temporada. De toda la liga, sólo el desahuciado Almería tampoco ha sido capaz de sumar los goles que llevan Messi o Cristiano por su cuenta. Y, para que se hagan una idea, los andaluces tienen cuatro más que el Depor.

Y aún así nos costó un parto. Durante gran parte del partido, el Atlético se enfrentó a ese tipo de noche en la que a la mínima todo se va al carajo. Sin mucho aporte de Diego Costa, el Kun volvía a ponerse al frente de la manifestación para sacarnos de la tristeza en Riazor. Valga la redundancia. Para que la sensación de miedo fuera completa, se nos había alistado como titular por 201 vez (204 apariciones, el que más) Luis Amaranto Perea. Un par de pereadas estuvieron a punto de costarnos el partido y confirmaron que el chico es un killer del área en propia puerta.

Salimos vivos de ellas y en mitad de lo pastoso que se estaba poniendo el partido, la expulsión de Lopo por abatir al Agüero nos aclaró el panorama. Quique sacó a Juanfran y Forlán. El uruguayo apenas disimula el cabreo y sale del banquillo con la certeza de que se va a tirar a puerta cualquier balón que caiga en sus pies. Necesita con urgencia un gol para vengarse de esa afición que ha cometido el delito de dejar de idolatrarle. Un gran jugador ofuscado es un jugador mediocre. Y alguien debería decírselo.

Pese a todo, Forlán sigue teniendo la clase suficiente como para devolver de tacón a Juanfran una pared que fue el prólogo de nuestro gol. El extremo se enredó con la pelota dentro del área, pero fue capaz de hacérsela llegar al Agüero para que terminara marcando. Un gol del Kun que nos pone a soñar. Lo que, bien mirado, no ha dejado de ser su trabajo en los últimos cinco años.

 
Deja un comentario

Publicado por en 1 mayo 2011 en La pelotita

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Las cuentas de mayo

ATLÉTICO DE MADRID, 4 – LEVANTE, 1

Parece mentira que el Levante ande con semejante desahogo por la Primera división habiendo otros que tanto están pasando. La propuesta que trajo al Calderón el tercer mejor equipo de la segunda vuelta era muy propia de las fechas: hostia va, hostia viene. A los dos minutos una patada nos cortó el cuerpo a todos los que habíamos escapado a tiempo del atasco: se la dio su Juanfran al nuestro y a todos nos pareció que, sin cuatro titulares, Quique iba a tener que inventarse otro cambio más en un momento.

Porque faltaban Godín, Reyes, Koke y Tiago. Unas asuencias que en defensa se suplen con cierta seguridad, pero en la media te dejan con Raúl García y Elías de titulares. Temiéndote lo peor. Habían pasado 20 minutos más largos que un día sin pan cuando tenemos una falta en la frontal. Con Agüero y Filipe en perfecto estado de revista, Elías empieza a rondar a la pelota. Si digo que un 1% del estadio confiaba en que la cosa acabaría bien estaría exagerando una barbaridad. Casi estábamos empezando a pronunciar el tan poco extraño se veía venir, cuando ni se vio ni vino: Elías clavó un golazo por la escuadra que, además de lógicamente sobrecogernos, dejaba el partido de cara.

Hasta que nos dio la gana. Con Mario Suárez creciendo al mismo ritmo que Raúl García menguaba, lo que menos nos hacía falta era que el chaval se llevara por delante a Caicedo en el área. Penalti que el muy fichable delantero del Levante marcó para que nos fuéramos al descanso entre el desasosiego y el miedo cerval a irnos a casa con cara de tontos.

Lo evitó, claro, el Kun: cogió un balón en el centro del campo, avanzó unos metros, trazó la definición acústica y visual de lo que es un cañonazo, el balón rebotó en dos defensas, volvió a caerle y el Vicente Calderón escuchó de nuevo el ruido seco que hace un balón cuando sabe que va a ser gol. Con el partido controlado, un penalti a Diego Costa permitió al Kun meter el tercero cuando todavía quedaban 20 minutos.

Quique entonces hizo algo incomprensible: en lugar de quitar del medio a Agüero, que con el partido resuelto sólo podía llevarse una desgracia, sacó del campo a Juanfran y metió a Forlán. Tuvo tiempo el uruguayo de hacer dos cosas, y las dos mal: una es no haber perdido la costumbre de tirar a puerta todo balón que le cae en los pies, como si el alma que se le quedó dormida en algún sitio pudiera despertarse a pelotazos. La otra, la que le deja sin excusas, fue fallar un mano a mano con el portero a pase del Kun. Cuando Forlán diga al fin que se va, hará mucho tiempo que ya se habrá ido.

A todo esto, el partido se seguía jugando, y un córner cerrado sirvió para que Munúa, presionado por Raúl García, se metiera el 4-1 que nos deja, y más con estos resultados, muy cerquita de la Europa League y aún, ¡aún!, soñando con la Champions. A última hora, con fatiguitas y haciendo más cuentas que para una Renta a devolver. Así nos vamos a pasar mayo entero. El Atleti, que somos todos, pero algunos más que otros.

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 abril 2011 en La pelotita

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

El termo de café

ATLÉTICO DE MADRID, 3 – REAL SOCIEDAD, 0

Empezó el partido revuelto. Mucha gente muy harta de quienes dirigen el cotarro se juntó fuera de estadio para que todo el mundo se enterase. Se enteró casi todo el mundo, lo que no deja de ser un paso. Sobre el campo, la Real Sociedad vino con muy poquita cosa a jugar al Calderón.

Diego Costa, titular porque cualquier otra cosa hubiera sido una injusticia bíblica arrancó peleón, como siempre, pero además dejó un detallazo que supuso el 1-0: pase de tacón a Filipe que, de frente y en carrera, fusiló a Bravo. Poco más de diez minutos de partido y estábamos con una placidez impropia de nosotros mismos.

Costa, muy en plan titular, aún tuvo otra. Fue tras un pase genial del Kun Agüero, valga la redundancia, que lo dejó solito frente al portero rival. Tiró bien, pero se a Bravo le dio tiempo a rozarla y se fue al palo.

Andábamos recordando la decena larga de veces que en no demasiado tiempo nos hemos complicado la vida con el marcador a favor cuando Reyes se encargó de quitarnos tanta tontería de la cabeza. Cogió un balón en la banda izquierda, avanzó hasta la línea de fondo y, ahí, sin despegarse mucho de ella, dejó sentado literalmente a Carlos Martinez, sin tocar el balón, para poner luego un pase atrás perfecto a Mario Suárez. El chaval sólo tuvo que rematarla, casi de tacón, para meter el 2-0 justo al filo del descanso.

Sobró la segunda parte. Si acaso, nos dejó la certeza de que Forlán está en su propia guerra y Agüero un paso por delante, o diez o doce, de todos los demás. El primero tiró a puerta cada balón que le cayó cerca. Hasta una falta en la frontal del área que miraban Reyes y el Kun con ojos golosones. El otro, en un día bastante gris para ser él, se fabricó por su cuenta la jugada del 3-0: aprovechó el error de un defensa para cogerle la espalda en el medio campo, recorrió 50 metros hasta la portería con el balón pegado al pie y, como vio que Forlán no llegaba, la tiró ajustada al palo derecho de Bravo.

Con esto y una palomita de De Gea dejamos cerrado un partido en el que Mario y Tiago demostraron que igual hasta tenemos medio campo. Lo que nos falta es tiempo. Como los malos estudiantes, el Atleti tiene que agarrarse otra vez al termo de café para recorrer a última hora el camino que ha tenido todo un curso para andar. Ahora llegan las apreturas, las prisas y la necesidad de no fallar nada de nada hasta llegar al examen de final de mayo. Ese que nos puede colocar en Europa por la puerta grande o la pequeña. De ese tamaño dependen tantas cosas…

 
1 comentario

Publicado por en 10 abril 2011 en La pelotita

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

¡Utrerano, utrerano!

ATLÉTICO DE MADRID, 3 – VILLARREAL, 1

Les va a parecer un detalle tonto. Lo es, en realidad. Pero quería que supieran que generalmente primero escribo la entrada y luego, a veces incluso después de haberla publicado, me acuerdo de poner arriba el resultado. Lo que diga el marcador casi nunca tiene demasiada importancia porque a estas alturas todos sabemos que el fútbol es sólo una excusa.

Pero esta vez ha sido al contrario. Así de vital era ganarle al Villarreal, dejar de llorar por las esquinas y afrontar lo que queda de temporada como hombres. Que 12 puntos no son nada y a igualdad de golaverage, a ver quién tiene la diferencia más larga. 3-1 hemos ganado, como unos machotes. Como si nos hubiéramos cansado de tonterías, que hay semanas que tenemos más que un ropero en carnavales.

Después de seis días dándole vueltas al trío Reyes, Kun y Forlán como unos salsarroseros cualquiera, llegan los fulanos, meten cada uno su golito, se asisten entre sí, se piden perdón cuando fallan y hasta se abrazan en las celebraciones. Lo nunca visto.

El Villarreal, que esperaba tener enfrente al ejército de Pancho Villa, se pegó de bruces contra una máquina de matar liderada por un tío que es igual de inestable que de buen futbolista. Una barbaridad. Reyes cogió el balón en el medio campo, lo llevó acariciándolo hasta que estuvo a unos 25 metros de la portería y ahí, con el interior de la zurda que nos va a meter en Europa, marcó por la escuadra uno de los goles que acabaremos viendo en el resumen de la década. Y quedan nueve años.

Con el panorama que traíamos, lo menos que podía hacer el personal era gritar. ¡Utrerano, utrerano! Que no sólo del Río de la Plata vive el hombre… aunque para nosotros sus aguas sean como las de Lourdes.

Estábamos jugando quizá el mejor partido de la temporada contra uno de los rivales más complicados sobre el papel. El desconcierto era general, pero, sobre todo, de Elías. No exagero, en serio, el muchacho jugó en los primeros 45 minutos de lateral, interior, extremo, volante defensivo, media punta y delantero centro. Dice gente tan cabal como Danihidalgo y Rickyam que cuando esté en su posición, será un gran fichaje. ¡Cojones, si ayer jugó en todas las posibles! Desde luego, por probar no va a ser.

El caso es que estábamos a puntito de irnos al descanso sin que el Villarreal nos hubiera dado un susto, cuando una falta que se inventó Iturralde, al que le estás llamando malo quince días y te quedas a dos manzanas, le valió a Rossi para meter el empate. Chicharrazo, 1-1 y a por el bocadillo con la sensación de que el día en que bailamos mejor que nadie, la guapa se sigue yendo con otro. Cabrón.

A partir de ahí, fue todo cuestión de fé. La principal, y como en su día dije una co ahora les digo la o, la de Menottinto. En plena impotencia de ataques que no iban a ningún lado, se dirigió a las masas, definió a Elías como un anarquista del mediocampo,  separó (levemente) las aguas del Manzanares y pronunció sus sabias palabras: Tranquilos, que esto acaba 3-1 con goles del Kun y Forlán. Tengo testigos, twitteramente discontinuos, por otra parte, de ello.

Como si lo hubieran oído. Filipe Luis se acordó de porqué media Europa se peleaba por él cuando jugaba en el Depor y se fue con la pelota pegada al pie desde su banda hasta casi la contraria. Ahí, una pared con Elías, y un pase en el que, aprovechando las fechas, se disfrazó de Laudrup. El Kun metió su culo entre la pelota y Mussacchio y con el rival así de lejos, evitó a Diego López con una vaselina.

Dos a uno y faltaba Forlán. Dicho y hecho. Si a un guionionista le da por escribir este final de partido, le despiden por flojo y pastelón. El 3-1 que nos daba una tranquilidad desconocida en este distrito postal, lo marcó Forlán tras hacer una pared, pásmense, con Reyes. Marcó el uruguayo y se abrazó al tipo sobre quién recaen todas las sospechas. Como si no pasara nada. Quizá a partir de ahora no pase. Con todo el mundo remando para el mismo sitio, remontar 12 puntos va a ser cosa de ir jugando partidos.

P.S.- Por cierto, el Calderón ha dejado de gritar contra el palco cuando vamos perdiendo. Ahora también lo hace, sin cortarse un pelo, cuando ganamos. Algo está cambiando. Y sólo puede ser para bien.

 
2 comentarios

Publicado por en 6 marzo 2011 en La pelotita

 

Etiquetas: , , , , , ,

Sin pan para hoy

GETAFE, 1 – ATLÉTICO DE MADRID, 1

Hace un año, un empate fuera de casa entresemana sólo podía significar que estábamos más cerca del objetivo. De cualquier objetivo. Aunque resulte difícil de creer, hace un año éramos un club que aspiraba a cosas concretas. De las que se tocan y celebran. Copas. Es cierto que todo era muy engañoso, porque mezclando sólo con mucha suerte y algunos aciertos nos plantamos en dos finales que convirtieron en Scarlett Johanson a una temporada que tenía más pinta de Carmen de Mairena. No dudo que Hamburgo, Barcelona y Mónaco fueron pan para hoy… pero no conozco a nadie que se quede sin comer pensando en el hambre que tendrá al día siguiente.

Estábamos todavía intentando hacer pasar por bueno el empate contra el Sevilla cuando nos enteramos de que al vestuario del Calderón le acercas una cerilla y te ahorras el precio del derribo. Y, encima, lo leímos en El País, que es ese periódico que no se dedica a desgastarle el prepucio a Mourinho a lametones ni tampoco a inventarse fichajes que se desmienten al cuarto de hora. Vamos, que tenía toda la pinta de ser verdad por eso y porque lo vemos cada partido. Forlán es un tipo egoísta, de gestos nada solidarios y soberbio hasta decir basta… pero el resto tampoco se lo está poniendo fácil. Qué tiempos en los que a uno le levantaban la mujer y el jueves curtía a hostias al sujeto, pero el domingo le ponía la pelota para que rematara justo donde iba a ser gol.

Forlán, Kun y Reyes regañaos, Raúl García señalado como culpable del empate en Sevilla, sin la mitad de la defensa sensata… salimos para el Coliseum Alfonso Pérez (que no se diga) y no había marejada en el Manzanares, la cosa iba de mar gruesa a arbolada y me estoy quedando corto.

Al primer ataque del Getafe, esa defensa de charlotada que forman Valera, Perea, Godín y Antonio López nos puso uno a cero perdiendo. Tiró Manu del Moral, ese muchacho al que le cogimos tanto cariño cuando estuvo con nosotros, que no hay partido que no le dejemos celebrar algún gol. Somos así, nos hacemos el timo de la estampita a nosotros mismos.

Eso fue en el 2. Pasaron 80 minutos, 4800 segundos en los que Getafe y Atlético compitieron, en afortunada frase del SrJostars, por ver quién odia más el fútbol. Estaba ese debate en tablas cuando Elías puso, de cabeza, el empate también en el marcador. Lo hizo a pase de Forlán, lo que coloca a La Rubia en esa situación de superioridad moral del que da más que recibe. Cualquiera lo aguanta esta semana.

De Gea hizo un paradón para terminar con un partido insulso, de miércoles por la tarde, visto a cachos y de reojo. Un partido sin objetivos que sólo sirve para acercar un poco más un final de Liga que tiene que servir para renovar algo más que el abono.

 
1 comentario

Publicado por en 3 marzo 2011 en La pelotita

 

Etiquetas: , , , , ,

Amanece, que no es poco

ATLÉTICO DE MADRID, 3 – MALLORCA, 0

Le robo vilmente a Cuerda el título de una de las escasas películas que me sé de memoria porque veníamos de una noche negra como la boca de un lobo y después de este Mallorca ya se ve. A lo lejos, pero se ve. Y eso aquí es un mundo.

Es mentira que el miedo sea libre, lo tenemos encerrado en el Calderón para que no nos lo quite nadie: 45 segundos de partido y el Mallorca ya nos estaba acojonando con un tiro desde, más o menos, Son Sant Joan. Veníamos de una semana en el averno y nos esperaba la condenación eterna, que es ver a este equipo jugar contra el Mallorca según nuestro pasado reciente.

Cada uno a lo nuestro, ellos hacían fútbol y nosotros recuento de bajas. Sin Agüero, que son todas, Elías debutaba en el Calderón, Juanfran estaba en el banquillo y Quique se la jugaba con una alineación que era un 4-3-3 que se convertía en 4-5-1 o que podría ser un falso 4-4-2 y así todas las variantes posibles.

Entonces el partido se rompió. Por el sitio más inesperado. Nadie hubiera podido imaginar que la apuesta de Quique para la banda derecha, el titular más discutible de este equipo con tantas cosas que discutir, abriera el marcador. Juan Valera aprovechó su 1,84 para rematar un córner a gol. El quinto en sus seis años en Primera división. Uno ve cosas como estas y no sólo piensa que es posible remontarle al Madrid, es que está convencido que lo de Mónica Bellucci es porque no se ha puesto a ello.

Valera nos colocó por delante y Valera estuvo a punto de darnos la tarde al rato, cuando sacó un balón más con la mano que con el cuerpo de nuestra área. Medio Mallorca se dedicó a protestar, el otro medio a intentar parar a Reyes, Mérida y Forlán; un ejército que se les venía encima. El primero se llevó un manotazo en la cara, el segundo recogió el balón y dio uno de esos pases por los que nos lo trajimos del Arsenal. Forlán, marcó efectivo como siempre y lo celebró cabreado con el mundo, como últimamente.

Habíamos cerrado un partido que, no crean, a priori no parecía tan fácil. Y cerrado lo tuvimos hasta que Antonio López logró lo que a Valera se le había escapado: penalti, expulsión y medio Calderón temblando. Es lo que tiene alinear a dos laterales de confianza, sabes que al menos uno no te va a fallar. El que tampoco lo hace, pero este absolutamente en serio, es David De Gea. Porterazo y opositor a la selección digan lo que diga quienes dicen. Tiró Webó para regalarnos 20 minutos de pesadilla y salvó David, que lo dejó todo en su sitio y al Mallorca con cara de se acabó lo que se daba. No era su primera gran parada del partido, pero sí esa que uno se lleva para casa tan contento, como el niño con el cromo que llevaba tiempo buscando.

El resto fue un puro trámite en el que se coló una patada criminal de De Guzmán a Juanfran. El primero se fue a la ducha, el segundo, al poco de recuperarse, inició una jugada que los asombrados pies de Diego Costa pusieron perfectamente a Reyes. El sevillano, obligado a asumir lo que pueda del abismo que deja Agüero, marcó el tercer gol y nos acuesta convencidos de que con un 3-0 hasta nos sobra uno. Y el Mallorca también iba de blanco. No les digo ná y con eso se lo digo tó.

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 enero 2011 en La pelotita

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: