RSS

Archivo de la etiqueta: Fútbol

Para volvernos a ir


Esta vez no ha sido solo, sino en compañía de otros. El año que volvimos nos hizo felices. El siguiente, el que acaba de terminar, nos ha dado para conocer hasta la última curva del camino que va del cabreo a la pena negra. Y vuelta.

Como uno empieza a escribir en agosto sin saber si acabará llorando en Alemania o en casa de la propia mala leche, nos ha caído encima junio y este blog ha vuelto a tener almacenadas todas las aventuras, pocas, y las desventuras, una barbaridad, del Atlético de Madrid durante la última temporada.

Como les decía, esta vez no he estado solo en la faena. Para volvernos a ir además de un catálogo de mis propios lamentos incluye cerca de 40 paginazas escritas por lo más granado del pueblo atlético. Les cuento: Menottinto, Barahona, toda la gente de Esto es Atleti, Javi Gómara, Matallanas, Fran Guillén, Jorge Olmos, Pepe Orantos, Jorge Ordás, Petón, José Antonio Vallés y Juanjo Palomo nos cuentan cómo ven el panorama de nuestro equipo. Merece la pena leerles, palabrita. Ah, y no me olvido de lo más evidente, la portada que están viendo es obra de Rubio y Emi, dos cracks que luego los verán entrevistar en algún periódico y caerán en la cuenta de que los conocieron aquí.

El precio de Para volvernos a ir es exactamente cero. Gratis. Free. By the face. Sale con una licencia Creative Commons que les permite copiarlo y enviarlo a quienes crean oportuno. Preferiblemente aficionados del Atleti, aunque no deja de tener su punto dárselo a alguno que me estoy imaginando.

Pueden descargarse el libro completo en estos formatos:

Para volvernos a ir  en PDF. 1.6 MB. ‘Botón dcho + Guardar enlace como’ si se lo quieren quedar para siempre. Recomendado.

Para volvernos a ir en PDF. 1.6 MB en SafeCreative.org

Para volvernos a ir en EPUB para Iphone, Ipod e Ipad. Versión 100% funcional.

Para volvernos a ir para Kindle. Amazon me obliga a cobrar 3.44$ por el libro (0.99€ en la versión UK que no permite comprar ebooks desde España) Ya les he avisado de que se puede obtener gratis y que, por lo tanto, lo dejen en 0€. Si tienen a bien, díganselo también en este enlace. Mientras lo hacen o no, el 35% que se supone que me llevo del precio prometo no dedicarlo a nada bueno. Avisados quedan)

Para volvernos a ir en Scribd.com. No es necesaria la descarga

Para volvernos a ir en Issuu. No es necesaria la descarga

Sinceramente, espero que les guste.

 
9 comentarios

Publicado por en 6 junio 2011 en Juntaletras, La pelotita

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Fechas

Si nada se tuerce, que todo puede ser, el lunes 22 de noviembre estará en librerías El Año que volvimos. Ese día, más o menos, aparecerá en los sitios más obvios. Pero hoy mismo ya se puede pedir en algunas tiendas online. En Rayuela, Paquebote y Proteo está disponible para comprar online. Envían a todo el mundo si fuera necesario. Precios populares.

Por tener, tenemos hasta fecha de presentación: será en el Ateneo de Madrid (salón Ciudad de Úbeda, 4ª planta), el martes 21 de diciembre a las 19:30 horas. La entrada es libre hasta completar aforo.

Quiero agradecer, otra vez y las veces que sean necesarias, a los chicos de Titano y Tropoeditores lo fácil que lo están haciendo todo. A Tximi, Petón y Josete por sus esfuerzos y por creer en todo esto desde el principio. Y a los demás, por darme todos los ánimos del mundo. Que no es poco.

 
2 comentarios

Publicado por en 18 noviembre 2010 en La pelotita

 

Etiquetas: , , ,

Cuando una millonada te convierte en miserable

Lo que tiene vivir al límite es, precisamente, eso, que el límite de vez en cuando se te echa encima y ahí sólo te queda rezar lo (poco) que sepas. Abramovich tiene 10 horas para tirar de billetera, dejar al Atlético de Madrid sin magia y salvarnos las cuentas del año. Quizá de la década.

Sí, señoría, soy socio del atleti. Sé que eso no va a rebajarme la pena pero… ¿a que ahora le caigo más simpático? A falta de una religión que echarme al rosario y con las demás psicopatías todavía en fase incipiente, sólo profeso esta fe.

Una fe que, además, no tiene nada que ver con el resultado. Pago al contado una pasta por un instante de magia, un regate, una jugada que justifique 10 derrotas. Por eso no hay miedo al atasco ni al mogollón en el metro que me saque del Calderón hasta que el partido se acaba de verdad. 0-3, oye, vámonos. Espera, que esto lo remontamos.

Es una manera como cuaquier otra de pasarse la vida: siempre a punto de remontar. Si Bob Marley levantara la cabeza, sería, por supuesto, socio del Atleti.

Gilberto Gil, también.

Eso, a pesar de que el gil-cerecismo nos está dejando la esperanza hecha unos zorros. En este tiempo, sólo hemos tenido dos arrebatos furibundos de sentido común: uno rubio, feote y eficaz y otro moreno y maradoniano. El resto del tiempo lo hemos pasado desbordados por la certeza de que cualquier mediano jugador del Football Manager lo habría hecho mucho mejor.

Brasil sólo ha dado dos malos jugadores de fútbol en su historia. Nosotros los hemos tenido en nómina a la vez. Uno aún sigue con nosotros. Fichamos a un gran lateral izquierdo del Getafe, nacionalizado express, y al poco descubrimos que la prisa no era por el Mundial de Alemania, sino por el Torneo Internacional Ciudad de Linares. Eso por no hablar de las decenas de contrataciones que hemos hecho en virtud de ese pacto secreto con la Joy Eslava. Nadie me lo ha confirmado, pero estoy seguro de que existe.

Así que, a 19 de agosto, el Sardinero’s Greatest Nights Team tiene por delante la papeleta de sacar al equipo de la miseria. Eso, si en 10 horas no llega Abramovich con su cestita cargada de millones y, a la vez que nos cuadra las cuentas, nos deja por delante un año gris, sin magia, miserable.
Menéalo

 
Deja un comentario

Publicado por en 19 agosto 2009 en La pelotita

 

Etiquetas: , , ,

Usain Bolt y San Juan de la Cruz

Crecimos convencidos de que para que un buen saque de banda hacía falta un equipo de psicólogos. El deporte profesional justificaba la regaladísima vida de sus protagonistas con el sacrificio intangible de la concentración. Vale, sí, cobro varios millones de euros. Si trabajo más de tres horas un día de entresemana miles de personas serán conscientes de que me he pegado una verdadera paliza. Cualquiera de mis gestos es portada de periódico. Sí, todo eso es cierto. Pero a cambio, me he tenido que convertir en una auténtica máquina de matar, un soldado de élite cuya precisión milimétrica es imprescindible.

Quizá por eso las caras previas a un partido son siempre sombrías. Mirada al infinito, instinto criminal. El héroe tiene que cumplir su pesada tarea de vencer. Él no juega con una pelotita. Él es un frío asesino que calcula cada paso que ejecutará sobre el césped. Y todo eso.

Todo eso hasta que llega un jamaicano de poco más de 20 años y en 9,58 segundos manda al carajo la mística del francotirador deportivo. El tal Usain Bolt tenía por delante el reto de correr más rápido de lo que nadie ha corrido nunca. Más rápido que él mismo. 100 metros más allá de sus pies estaba la Historia.

Pero el tal Bolt no necesitaba justificar nada. Por eso los dos minutos previos a destrozar el crono los dedicó a bromear. A lo mejor porque era consciente de que correr en el olímpico de Berlín es mucho más agradable que hacerlo en casa.

Bolt sonrió, saludó a los compañeros, jugó con la cámara, se puso en su marca, empezó a correr, llegó el primero, jugó con la cámara, saludó a sus compañeros y volvió a sonreir.

Veremos mil veces repetidos los 9.58 segundos que han convertido a Bolt en una leyenda. Seguro que repiten menos veces esos dos minutos previos. Esos que enseñan que, a menos que se compita en la liga de San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús, no hace falta montárselo de asceta riguroso para ser el mejor del mundo.
Menéalo

 
Deja un comentario

Publicado por en 17 agosto 2009 en La pelotita, Y todo lo demás

 

Etiquetas: ,

 
A %d blogueros les gusta esto: