RSS

Archivo de la etiqueta: Quique

Para volvernos a ir


Esta vez no ha sido solo, sino en compañía de otros. El año que volvimos nos hizo felices. El siguiente, el que acaba de terminar, nos ha dado para conocer hasta la última curva del camino que va del cabreo a la pena negra. Y vuelta.

Como uno empieza a escribir en agosto sin saber si acabará llorando en Alemania o en casa de la propia mala leche, nos ha caído encima junio y este blog ha vuelto a tener almacenadas todas las aventuras, pocas, y las desventuras, una barbaridad, del Atlético de Madrid durante la última temporada.

Como les decía, esta vez no he estado solo en la faena. Para volvernos a ir además de un catálogo de mis propios lamentos incluye cerca de 40 paginazas escritas por lo más granado del pueblo atlético. Les cuento: Menottinto, Barahona, toda la gente de Esto es Atleti, Javi Gómara, Matallanas, Fran Guillén, Jorge Olmos, Pepe Orantos, Jorge Ordás, Petón, José Antonio Vallés y Juanjo Palomo nos cuentan cómo ven el panorama de nuestro equipo. Merece la pena leerles, palabrita. Ah, y no me olvido de lo más evidente, la portada que están viendo es obra de Rubio y Emi, dos cracks que luego los verán entrevistar en algún periódico y caerán en la cuenta de que los conocieron aquí.

El precio de Para volvernos a ir es exactamente cero. Gratis. Free. By the face. Sale con una licencia Creative Commons que les permite copiarlo y enviarlo a quienes crean oportuno. Preferiblemente aficionados del Atleti, aunque no deja de tener su punto dárselo a alguno que me estoy imaginando.

Pueden descargarse el libro completo en estos formatos:

Para volvernos a ir  en PDF. 1.6 MB. ‘Botón dcho + Guardar enlace como’ si se lo quieren quedar para siempre. Recomendado.

Para volvernos a ir en PDF. 1.6 MB en SafeCreative.org

Para volvernos a ir en EPUB para Iphone, Ipod e Ipad. Versión 100% funcional.

Para volvernos a ir para Kindle. Amazon me obliga a cobrar 3.44$ por el libro (0.99€ en la versión UK que no permite comprar ebooks desde España) Ya les he avisado de que se puede obtener gratis y que, por lo tanto, lo dejen en 0€. Si tienen a bien, díganselo también en este enlace. Mientras lo hacen o no, el 35% que se supone que me llevo del precio prometo no dedicarlo a nada bueno. Avisados quedan)

Para volvernos a ir en Scribd.com. No es necesaria la descarga

Para volvernos a ir en Issuu. No es necesaria la descarga

Sinceramente, espero que les guste.

 
9 comentarios

Publicado por en 6 junio 2011 en Juntaletras, La pelotita

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Escuchando panderetas

LEVANTE, 2 – ATLÉTICO DE MADRID, 0

Hay cada año un par de semanas, un mes a veces, en las que mi equipo de fútbol decide que lo más razonable sería que me aficionara al curling. El Atleti llega a cada puente de diciembre con ganas de darnos disgustos. Estás más mosqueado que un atlético escuchando una pandereta. Variantes.

En el minuto 2 ya andábamos cuerpo a tierra. De Gea, que luego tendría tiempo de compensar con creces la cagada, despejó como un parvulito, la dejó franca para el centro y no pudo llegar, pese a esa palomita en grado de tentativa, al remate de Nano. Ni en sus mejores sueños, ni en nuestras peores pesadillas.

Como este tipo de tragedias ya las tenemos incorporadas al café del desayuno, pensamos que se iba a repetir la historia de Anoeta. Bueno, al menos, quisimos creer que seríamos capaces de algo parecido. Pero ni fuerzas: no hubo manera humana de acercarse al área del Levante en toda la primera parte.

Cuarenta y cinco minutos tirados a la basura es un drama que nosotros estamos convirtiendo en costumbre. Lo de tirar los otros cuarenta y cinco lo estamos poniendo de moda desde el día del Espanyol. El Levante nos siguió bailando hasta que Caicedo marcó el segundo y nos quitó a todos las ganas de fútbol.

El Atlético es, ahora mismo, un equipo muy menor. Agarrado a De Gea, que ahora resulta que era mortal, y al Kun, que para ser celeste necesita algún balón digno de ese nombre, malvive sin brújula que le marque el norte. Con Forlán jugando al escondite con su propio currículum, Domínguez desquiciadito y Assunçao fuera de órbita, Quique tiene como primera misión lograr que cuando diga “síganme los buenos” vayan detrás de al menos cuatro o cinco.

A estas alturas, sólo se me ocurre una cosa peor que ser del Atleti: tener un vuelo previsto para este fin de semana. Y al menos, eso último, se puede resolver por la vía militar.

 
Deja un comentario

Publicado por en 5 diciembre 2010 en La pelotita

 

Etiquetas: , , ,

Disgustos que no se le dan a un padre

ATLÉTICO DE MADRID, 2 – ARIS DE SALÓNICA, 3

Hace un año andábamos empatando con el APOEL de Nikosia y maldiciendo la suerte de un equipo que miraba más a Segunda que a Primera. Luego, ganamos dos copas, llegamos a otra final y descubrimos con asombro que el fútbol, a veces, también puede ser motivo de alegría. Quizá por eso soy, con @panchovarona, el tío menos cabreado tras el naufragio del Calderón. A estas alturas, nadie puede descartar que la primera victoria de un equipo griego en España, la calamidad recurrente de nuestra defensa y los crecientes nervios de San David sean el prólogo de un año apasionante. Porque los caminos del señor son inescrutables, que es la versión bíblica de Pedro Navaja.

Eso sí, Quique tiene que darle medicina a nuestra defensa y centrarse un poco en lo que quiere. Un año después, no podemos seguir señalando siempre, en cada gol, las mismas vergüenzas. Antonio, todo voluntad y Filipe, todo clase, no se hacen con el puesto porque sus todos y sus nadas son recíprocos. Domínguez no juega porque está falto de ritmo porque no juega porque está falto de ritmo porque no juega y así podría pegarse la borrica volviendo al trigo diez o doce años. De Gea anda fallón desde hace varios partidos, sus cantadas ya hubieran servido para crucificar a Asenjo, pero el chico tiene bien merecido más crédito que el Banco de España. Lo que ahora mismo no sé si es buena comparación.

Minuto uno. Con la gente en plan tu eres la alegría de mi corazón, nos dieron el primer disgusto. Cómico si no fuera trágico. De Gea, atorrijao por tercer partido consecutivo, despeja fatal es poco a la frontal del área a los pies de un griego llamado Mendrinos. El hombre remata, pero remata mal y el balón rebota en nuestro portero, que hasta ahí había llegado. De vuelta a Mendrinos, esta vez es el poste el que rechaza una pelota que le cae a Koke para que acierte con la portería con todos los nuestros descolocados. Como respondió el reo al saber que lo ahorcarían el lunes, mal empezamos la semana.

En 15 minutos las aguas volvieron a su cauce, si es que alguna vez lo han tenido en el Calderón más allá del Manzanares. Como ya es costumbre de esas cosas se encarga Agüero. Primero con un taconazo de genio, prólogo del tiro de Reyes, del poste y del remate de Forlán. Luego, por su cuenta y riesgo, después de recibir un balón largo y engañar al portero sin demasiado esfuerzo.

Situación controlada, pensamos sin hacer ni puto caso a nuestras tendencias suicidas. Pero aparecieron; en forma de agarrón de Álvaro Domínguez a un griego que acabó en penati, empate y nervios.

Lo teníamos complicado, pero ni una mijita comparado con como se nos iba a poner: un córner más tarde, el barullo acaba en un remate a bocajarro que despeja de Gea, un Tiago y cuatro defensas viéndolas venir mientras vuelven a rematar, un Godín dejándole la peor pelota de su vida al portero, un pésimo rechace con el pie y un lateral derecho griego, que en su vida se ha visto en otra, marcando el 2-3

El resto fue ese cabreo cocinado a fuego lento con el que todo el mundo salió del Calderón. Acostumbrados a los imposibles, nadie se atreve a dar por muerto a un equipo que tiene varios domingos de resurrección al año. Pero es cierto que el espectáculo de ayer ya no es para preguntar papá, ¿por qué somos del Atleti? sino, más bien, hijo, ¿por qué coño me traes al fútbol?

 
Deja un comentario

Publicado por en 2 diciembre 2010 en La pelotita

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Tendremos que reír los últimos

ATLÉTICO DE MADRID, 2 – ESPANYOL, 3

Somos un equipo llamado a los imposibles. A levantar copas recién escapados de la tumba. A retener contra viento y marea a uno de los cinco futbolistas más luminosos de la última década. A llevarnos un calentón inconmesurable a dos grados bajo cero. Para eso último hemos tenido ayuda de mucha gente. La de todo el Espanyol y la de Teixeria Vitienes, cántabro.

20 minutos estuvimos decidiendo quién tenía menos que perder. Si ellos o nosotros. Con una alegría digna de mejor temperatura, los dos equipos se tiraron al ataque. Nuestra primera falta tonta, devino drama. No por el tiro, que no iba a ningún sitio, sino porque pegó en la barrera. En una parte de la barrera, esa que eran los dos brazos de Reyes juntos, sobre el pecho, entre protegiéndose y rezando el jesusito de mi vida. Ciento cincuenta jugadas iguales hay así cada semana. Ninguna acaba en penalti. Pero eso es porque nunca pillan cerca a Teixeira.

Instalados ese punto exacto en el que el cabreo está al borde de convertirse en incredulidad, vimos a Luis García meternos el primero. El Espanyol se relajó un puntito y entonces supimos que el bocata nos lo íbamos a comer empatados. De lo que no teníamos ni idea es de que fuera a costar tanto. No sólo es que tuviéramos que esperar 25 minutos de asedio sino que, ya en faena, el gol sólo vino después de un catálogo de remates: sacó Reyes el córner y de cabeza lo intentó Tiago. Paró Kameni. A medio metro de la raya, Godín pegó un zapatazo. Volvió a parar Kameni. Le cayó otra vez a Tiago y esta vez marcó con un trallazo suficiente para meter en la portería la pelota, el portero y todo aquello que se le pusiera por delante. Fue lo último de una primera parte que nos dejó las engañosas sensaciones de que ganaríamos el partido y de que el penalti había sido un accidente.

Ni diez minutos de la segunda parte tardamos en darnos cuenta del error. Osvaldo corrío un balón largo con Perea, una empresa destinada al fracaso. Pero el colombiano, un hombre destinado a darnos estos disgustos, perdió la posición. El delantero le empujó un poco, el cántabro se hizo el sueco, de Gea falló en el primer remate y Verdú puso a todo su equipo a echar cuentas. Como ese funcionario que hay en cada adminstración que entre bajas y libranzas descansa más que curra, al Espanyol de Pochettino le iban a sobrar dos moscosos a poco que se aplicara.

Y se aplicó. Ante la pasividad absoluta del árbitro se aplicó. Si Teixiera hubiera pitado el Ajax-Madrid, Sergio Ramos está todavía haciendo paradiñas en el Amsterdam Arena.

Poquito que nos hace falta para desquiciarnos, con el Espanyol dando estopa y perdiendo tiempo a partes iguales, el partido se nos iba cañería abajo hasta que apareció Forlán en un destello. Su fantástico pase lo aprovechó el Kun, sólo ante Kameni, para engañar con el cuerpo y rematar rasa y seca al palo contrario.

Dos a dos y durante doce minutos se volvió a jugar al fútbol. Más nosotros que ellos. Con Teixeria molestando todo lo posible en cada jugada, parando contraataques (nuestros), pitando fueras de juegos inexistentes (nuestros), repartiendo amarillas a diestro y siniestro. Haciéndonos ese tipo de cosas que jamás le harían en casa a algunos equipos. Incluso a esos que juegan los lunes.

Y entonces marcó Osvaldo. Nuestra defensa le dejó adelantarse, cazó un centro y metió un golazo estupendo. Nada que reprochar. Salvo que ahí sí que sí, su equipo nos robó un cuarto de hora de partido. Cada entrada, cada falta, cada caída españolista iba encaminada a perder el máximo tiempo posible.  El calentón de la grada era inversamente proporcional a la temperatura ambiente: estábamos a puntito de ebullición.

En medio de este ambiente, Godín le pega una tarascada a Javi López, que cae entre la zona técnica de Quique y la línea de banda. López, escrupuloso con el planteamiento de su equipo, se retuerce en el suelo de dolor. Pero está fuera, no dentro. Un detalle que convertía en inútil tanto aspaviento. Ahí llega Luis García, un tipo al que la UEFA está tardando en darle la medalla de oro al juego limpio, para decirle que se corra un poquito hacia el campo, lo justo para que puedan perderse un par de minutos más con el paripé de la camilla, el masajista y el ay doctor me duele aquí. Quique que lo escucha y se acerca a mentarle ancestros al tal García este, Agüero que aparece con las mismas intenciones y una patada absolutamente fuera de lugar y ahí se lía el bochinche.

Jugada perfecta para el Espanyol: Quique a la calle, y el reloj marcando las horas como si los Panchos no hubieran cantado nunca. Se acabó el partido y aún tuvo tiempo nuestro entrenador de ir a por Luis García sin ánimo aparente de invitarlo a unas cañas. Medio mundo tuvo que meterse por medio para evitar algún guantazo. Feo lo de Quique y feo lo de Agüero. Dicen que Luis García se había reido del Atleti. Lo llevaban haciendo a medias el Espanyol y el árbitro todo el partido. Sólo nos queda el consuelo de que queda mucha temporada y que no sería la primera vez que reiríamos los últimos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 28 noviembre 2010 en Sin categoría

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Dos semanas, quince días

ATLÉTICO DE MADRID, 4 – SPORTING DE GIJÓN, 0

Quién me iba a decir hace un año que aplaudiría a Reyes, que celebraría dos títulos europeos, que seríamos líderes, que escucharía la COPE. Quién me iba a decir a mí todo eso cuando el Málaga nos recibió con tal bajonazo que durante esta primera semana que lleva dos temporadas durando quince días sólo sabíamos mirar hacia arriba. Hoy, tan alto sólo anda San Pedro. La Liga se nos ha quedado en el sótano.

El primer peldaño de esa escalera lo subió Jurado, que juntó todas sus intermitencias de los últimos dos años y las hilvanó para hacer una primera parte estupenda. En el mercado del tocomocho que es el fútbol, ese en el que Chygryinsky vale un millón más que Ibrahimovic y Carvalho lo mismo que un portero condenado a la suplencia en el Manzanares, 12 millones de euros por nuestro primer suplente eran tener ya al mensajero en la puerta. Eso, hasta que llega el Sporting, Quique desafía a la directiva poniéndole de titular, revoluciona el partido, marca un golazo y pasamos de la satisfacción del usurero a la urgencia del ahogado en 45 minutos. O eso, o que a Jurado se le da mejor jugar para sus ex-equipos, que también puede ser.

El que no deja de justificar con creces cada euro que se le paga en su kilométrica nómina es ese tal Agüero que, milagrosamente, sigue con nosotros. Cogió un balón en el centro del campo con medio Sporting delante, empezó a correr y acabó con el cuadro. Cuando se es tan superior no se puede ser modesto en un campo de fútbol. Quebró a una manada de asturianos antes de hacer llegar la pelota, rebote afortunado de por medio, a Forlán para que rematara al placer.

El tres a cero también empezó, como casi todo en este equipo, en el espacio que hay entre la K y la O de un argentino. Se la puso a Reyes, que este año sigue siendo otro que tal baila, el balón acabó en Ujfalusi y su centro atrás le llegó a Forlán justito para cazarla.

El checo de ascendencia brasileña, o así, podría haberse consagrado si mete la jugada de todos los tiempos que el Kun empieza en el Calderón cada fin de semana alterno. Esta vez se volvió a ir de todo el Sporting, sombrero a un defensa incluído antes de ponérsela a Ujfa. Pero el hombre recordó que era lateral derecho en el momento más inoportuno y la tiró alta por poco. Por muy  poco.

Con la cada vez menos sorprendente alegría de jugar como lo estábamos haciendo, sólo una pena acongojaba a un estadio lleno un lunes de agosto, con dos cojones: necesitábamos un gol para ponernos líderes y Agüero acababa de fallar un mano a mano con el portero. Se nos iba a escapar pero apareció Simao, combinó un par de veces con Mario Suárez y le pegó un derechazo a la escuadra que sólo podía ser el 4-0.

Empezamos el partido enseñando una Supercopa y lo terminamos líderes de la Liga española. Líderes durante quince días. Quizá sólo quice días. Pero todos seguidos.

 
1 comentario

Publicado por en 31 agosto 2010 en La pelotita

 

Etiquetas: , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: